Por que contratar un Guía de Montaña

– La primera pregunta que nos viene a la cabeza es saber quién es Guía profesional en España.

Debido al enorme vacío legal que ha habido en España en todo lo referente a la formación, titulación y regulación de profesionales de la montaña, se hace difícil saber a nivel de usuario a quién debemos acudir y quién está debidamente titulado, a la hora de contratar un Guía para realizar una actividad en montaña.

Así que debemos exigir al Guía que contratemos la titulación que acredite su formación y nivel técnico.

Todos los guías que forman parte de la AEGM (Asociación Española de Guías de Montaña) cuentan con titulación oficial reconocida que les acredita para la realización de labores de guiado en el medio natural en las especialidades de su titulación.

La AEGM pertenece a las plataformas internacionales UIAGM  y a la UIMLA y vela por la calidad de la formación y profesionalidad de todos los guías que la forman.

 

Muchos son los aspectos que nos tienen que convencer de la conveniencia de contratar los servicios de un profesional:

  • En primer lugar motivos de seguridad. La mayoría de accidentes ocurren en actividades consideradas fáciles o poco difíciles. No es de extrañar ya que casi el 50 % de los accidentados poseen una experiencia que podríamos considerar como baja o nula. Es evidente que la contratación de Guías profesionales ayudaría a disminuir el número de accidentes en montaña. Un profesional proporcionará seguridad en el recorrido, escogiendo la actividad acorde al nivel físico y técnico del cliente, asesorándole con el equipo y material adecuado y asegurándole en los terrenos donde se sienta inseguro. De todas formas debemos ser conscientes de que el riesgo cero no existe. El Guía puede minimizar el riesgo, pero no puede eliminarlo completamente.
  • Nos enseñará a conocer la montaña y el medio natural en el que nos movemos, compartiendo sus conocimientos y experiencias. Una de las funciones más importantes del Guía es la pedagogía y la enseñanza. Con los consejos de un Guía profesional aprenderemos, mucho más rápido y con mayor seguridad, las técnicas necesarias para iniciarnos y progresar mejor.
  • El Guía diseña los itinerarios y por su experiencia es capaz de adaptarlos al grupo, gestionar el ritmo, el tiempo y el riesgo, asegurando que se cumpla el programa previsto. Organizará la actividad, se ocupará de reservar los refugios, preparar el material y equipo necesario…
  • No debemos olvidarnos del aspecto humano. El Guía nos va a hacer descubrir su mundo y su medio de vida, y es fácil que una relación en principio comercial Guía-Cliente acabe generando una buena amistad.

 

En definitiva, un Guía de Montaña se encarga de la planificación y  logística, asesoramiento  y conducción con seguridad del grupo y  posee conocimientos técnicos y de primeros auxilios, que podrán ser de gran ayuda.  El Guía es más que un profesional, también será un amigo durante el trayecto.